Esperanza en El Señor — Las procesiones son muy católicas

Archbishop Joseph E. Kurtz
Archbishop Joseph E. Kurtz

A Nosotros los católicos nos gustan las procesiones. ¡Creo que están en nuestro DNA! Cada domingo en Misa hay tres: a la entrada, en el ofertorio y la comunión.

En dos recientes domingos, tuve el privilegio de tener cuatro. En la iglesia St. Joseph en Butchertown, hubo una procesión en honor a nuestro Señor de los Milagros, una devoción querida para los católicos de descendencia peruana en donde se encomiendan a Cristo, tal y como sus ancestros desde el siglo XVII.

El siguiente fin de semana fui a la iglesia St. John Vianney a confirmar a 33 jóvenes y la Sagrada Eucaristía fue precedida por una hermosa procesión en honor de nuestra Señora de La Vang y los 117 mártires vietnamitas del siglo XIX, canonizados en 1988. (A propósito, hubo fuegos artificiales acompañando la procesión, y en la procesión de la cual hablé anteriormente hubo un baile con un caballo. Ver el video del caballo en este enlace: https://www.archlou.org/our-lord-of-miracles-celebration).

Esta semana celebramos el Día de Todos los Santos y el Día de Muertos. Imaginen estas gran fiestas y tradiciones como parte de una gran procesión. En el libro del Apocalipsis, escuchamos de “una visión de una gran multitud, imposible de contar, de toda nación y raza, pueblo y lengua” (Apocalipsis 7:9) y el autor de la Carta a los Hebreos habla de “innumerables son estos testigos que nos envuelven como una nube” (Heb 12:1). La Iglesia desde sus comienzos ha honrado esta “nube de testigos” y repetidamente capta la escena con – ustedes lo adivinaron – ¡una procesión! Esto simboliza que este mundo en donde vivimos no es nuestro destino final, ni tampoco deberíamos ver nuestras vidas como “yendo en círculos”. Mas bien, en Jesucristo, nuestro destino en común es revelado y nosotros vamos en procesión hacia el, buscando vivir una vida fiel a través de Su gracia.

El Día de Todos los Santos nos pide buscar la intercesión de aquellos que ya están en el cielo, una gran multitud que nos impulsa. El Día de Muertos nos da el profundo privilegio de orar por los difuntos. En el segundo libro de los Macabeos, dichas oraciones eran llamadas “santas y piadosas” (2 Mc 12:45). Oramos para que nuestros amados difuntos una vez purificados puedan unirse a los santos en el cielo. Mientras tanto, nosotros aquí en la tierra deseamos unirnos a esa procesión de testigos de Jesús y Su amor salvador.

Hay otra referencia a una procesión. Este es un concepto teológico encontrado en la palabra griega “perichoresis”. Significa procesión o literalmente una danza. En referencia a la vida íntima de la Santísima Trinidad – Padre, Hijo y Espíritu Santo – esta procesión o danza ha sido utilizada, especialmente en la Teología de la Iglesia del Este, para describir la vida interior de la Santísima Trinidad. Este concepto nos ayuda mientras buscamos entender por fe las palabras de Jesús que habló acerca de todos ser uno “como tú, Padre, estás en mí y yo en ti” (Juan 17:21) así como cuando Él describe una de las tres personas de la Trinidad: “cuando venga el Protector que les enviaré desde el Padre, por ser él el Espíritu de verdad que procede del Padre…” (Juan 15:26). Una danza, así como una procesión, es una acción con muchos miembros y es también una imagen de la Trinidad: tres personas divinas en un solo Dios. Por ello, la imagen de una procesión nos provee también con una reflexión teológica y presencia activa, en la vida íntima de Dios mismo como Trinidad.

Nosotros los católicos amamos las procesiones. Estas procesiones le permiten a cada uno de nuestros sentidos entrar en una realidad que es nuestra: en Cristo, nuestra vida es más que yendo en círculos. Nos movemos hacia nuestra salvación en el cielo juntos como Iglesia. La santa fiesta de Todos los Santos y el Día de Muertos proveen un fuerte recordatorio de esto. Por ello, la procesión cada domingo en la Misa y en otras ocasiones festivas apuntan a esta profunda realidad al nosotros buscar permanecer fieles y unirnos a esa “nube de testigos”.

Arzobispo Joseph E. Kurtz

The Record
Written By
The Record
More from The Record
SHSA to present fall play
Sacred Heart School for the Arts will present “The Princess and the...
Read More
0 replies on “Esperanza en El Señor — Las procesiones son muy católicas”