Esperanza en El Señor — La Cuaresma experimentada y celebrada ‘más intensamente’

Archbishop Joseph E. Kurtz

Archbishop Joseph E. Kurtz

Celebrando y experimentando parecen ir de la mano. Piensen en un cumpleaños y una fiesta. Podemos tener la experiencia del paso de un año al otro en nuestras mentes y corazones, pero no hay sustituto para una buena fiesta de antaño con pastel, velas, amigos y ¡buen humor! Las celebraciones, si son realizadas correctamente, pueden expresar e incluso mejorar lo que experimentamos internamente.

El papa Francisco tuvo esto en mente cuando escribió su mensaje de Cuaresma 2016. Qué oportuno desde entonces, créanlo o no, el Miércoles de Ceniza será dentro de menos de ¡una semana! Comenzando tempranamente este año el 10 de febrero, estos días de Cuaresma nos llaman a las prácticas tradicionales de oración, ayuno y limosna. Este año – el Jubileo de la Misericordia – estamos llamados a ser mas intencionales y experimentar una conversión Cuaresmal de una manera más profunda.

Nuestro Santo Padre cita a San Mateo 9:13 “Deseo misericordia, no sacrificio”. De manera apropiada, el papa Francisco da el ejemplo de María nuestra Madre Santísima quien, habiendo escuchado las buenas nuevas del Ángel Gabriel, “… proféticamente canta la misericordia con que Dios la eligió”. Nosotros también somos invitados a tomar tiempo para contemplar la Palabra de Dios y descubrir nuestro llamado a hacer la voluntad de Dios en nuestras vidas diarias.

El papa Francisco conecta esta experiencia de misericordia en nuestras vidas con el llamado de María – recordando que en la tradición profética, la misericordia está conectada al seno materno (rahamim) y a la generosa, bondad fiel y compasiva (hesed) mostrada dentro del matrimonio y las relaciones familiares.

La misericordia no tiene nietos. En otras palabras, podemos usar ropa de segunda mano de pasadas generaciones, pero la fe y la misericordia deben ser experimentadas directamente, y deben ser celebradas.

Aquí está nuestra oportunidad. Le aconsejo a cada persona a detenerse a experimentar la misericordia de Dios en sus corazones y después permitir que la misericordia fluya de ustedes hacia otros, especialmente a través de las siete obras corporales y espirituales de la misericordia.

24 Horas para el Señor
La misericordia de Dios transforma corazones, pero lo primero que necesita el corazón es “escuchar”. Que bendición tenemos en “24 horas para el Señor”. Una iniciativa del papa Francisco, estas 24 horas a partir del viernes, 4 de marzo hasta el sábado, 5 de marzo (de 4:00p.m. a 4:00p.m. en la mayoría de las parroquias) contará con más de 25 iglesias de la Arquidiócesis con las puertas abiertas. Otras parroquias participarán regionalmente. En lo que a mí concierne, estaré en la Iglesia St. Michael el sábado por la mañana escuchando confesiones y después en la Catedral esa tarde por un tiempo de dos horas haciendo lo mismo. (Chequen el horario para las iglesias cerca de ustedes en línea en www.archlou.org/24Hours y en la próxima edición del periódico The Record.

Estas Iglesias abiertas son una oportunidad para pasar tiempo ante Jesús en el Santísimo Sacramento… para meditar en la Palabra de Dios… y recibir el Sacramento de la Reconciliación en esas parroquias que lo ofrecerán. Así que traigan su Biblia y consideren hacer lo que yo estoy planeando hacer: leer el Evangelio de acuerdo a San Lucas de inicio a final. Traer su corazón. Abrirse a su lado pecaminoso. (Recuerden que ¡no hay santo sin un pasado y pecador sin futuro!) Confiese sus pecados.

Bienvenido, Sr. Curtis Martin
Durante este tiempo, también daremos la bienvenida al Sr. Curtis Martin a la Arquidiócesis. Un amigo personal mío. Martin se dirigió a los Obispos de los Estados Unidos en nuestra reunión de St. Louis este pasado mes de junio. El fundador de FOCUS (Fellowship of Catholic University Students), Martin fue un participante en el Sínodo de Roma del 2012 en donde llegué a conocerlo bien. Él habla de manera convincente y poderosa. El estará el viernes, 4 de marzo en ALI (Archdiocesan Leadership Institute, una oportunidad de capacitación especial para líderes pastorales en la Arquidiócesis), y servirá como ponente principal en la Conferencia Católica para Hombres de Louisville al día siguiente en la Iglesia St. Michael.

(Para inscribirse para la Conferencia de Hombres, vaya a www.cmclouisville.net. Para información sobre ALI, envíen un correo electrónico a comm@archlou.org o llamen al 502/585-3291.)

Obras Corporales y Espirituales de la Misericordia
Al detenerse mediten en estas obras espirituales y corporales de la misericordia, que el papa Francisco a puesto en primer plano. Aquí están:

  • Obras Corporales de la Misericordia: Dar de comer al hambriento, dar de beber al sediento, vestir al desnudo, dar posada al necesitado, visitar a los enfermos, socorrer a los presos, enterrar a los muertos.
  • Obras Espirituales de la Misericordia: dar buen consejo al que lo necesita, enseñar al que no sabe, corregir al que se equivoca, consolar al afligido, perdonar al que nos ofende, sufrir con paciencia los defectos del prójimo, orar por los vivos y los difuntos.

Así como el hombre rico que murió queriendo otra oportunidad para prestar atención al pobre Lázaro a su puerta en el Evangelio de San Lucas 16, nosotros queremos esa oportunidad ahora. Queremos experimentar la misericordia en nuestras vidas y después permitir que la misericordia se muestre en la manera en como tratamos a los demás. Así como el papa Francisco nos advierte, “Entre más poder y riqueza, más pueden crecer la ceguera y la decepción”. Lázaro en la parábola es Cristo; ustedes y yo, el hombre rico ciego.

La Cuaresma esta aquí; ¡dejemos que la misericordia fluya! ¡Hay que experimentarla y celebrarla!

Arzobispo Joseph E. Kurtz

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *