Esperanza En El Señor — El Sínodo: La misión de las familias fluye de la ternura de Dios

Archbishop Joseph E. Kurtz
Arzobispo Joseph E. Kurtz

Tres semanas de oración, discusión, revisiones y recomendaciones finales para el Papa Francisco sobre la vocación y la misión de la familia de hoy en día ha llegado a su término. Gracias por todas sus oraciones y apoyo. Estoy muy contento de estar en casa. Oro para que sus esfuerzos inspirados por el trabajo del Espíritu Santo sean una contribución a la vida pastoral de la familia y la Iglesia, una familia de familias.

El interés y la atención de los medios han sido fuertes. Aunque no compite con la cobertura de la visita histórica de nuestro Santo Padre a los Estados Unidos en el mes pasado (el Wall Street Journal reportó que excedió la cobertura del Super Bowl del año pasado), la cobertura ha sido constante y numerosas narrativas, inclusive competidoras, han sido ofrecidas.

¿Cómo coloco juntos los frutos del sínodo en estas primeras semanas? Aquí hay algunas ideas. Primero, el sábado, 24 de octubre, el papa Francisco
decidió emitir el texto del sínodo dado a él para discernimiento. Él ha recordado sabiamente a los delegados al comienzo del proceso de que el sínodo no es un parlamento que emite legislación sino una acción de communio cum y sub Petro. Esto quiere decir que deliberamos de manera orantemente junto con el papa Francisco, y finalmente en oración él recibió el texto — los frutos de esta acción de communio. En un sentido el sínodo era un acto de la familia de Jesús, unida en fe, verdad y amor.

Al final del documento aprobado, humildemente le pedimos al papa Francisco de dar a la Iglesia un documento sobre la familia en donde él podría utilizar algunas de nuestras recomendaciones. La Exhortación Apostólica del papa Francisco, “Evangelii Gaudium,” la cual reunió tantas direcciones en el Sínodo de la Evangelización del 2012, ha sido un regalo para la Iglesia y el mundo. Qué grandioso seria recibir una exhortación similar sobre la familia para guiar el ministerio pastoral de hoy en día y hacia el futuro. Claro que el papa Francisco tiene muchas maneras de comunicarse con los fieles, y los delegados del sínodo de manera profunda respetan su última decisión.

Segundo, gran parte de los titulares y discusión fuera del aula sinodal giraron en torno del cuidado pastoral para aquellos que son divorciados y vueltos a casar por el civil. Naturalmente, las personas estarán tentadas de correr a estas secciones para ver el texto y votar. Estas secciones son muy importantes para el cuidado pastoral que fluye de este proceso sinodal, pero por favor no pasen rápido las páginas sobre discusión y asesoramiento deliberado en lo que significa estar enraizado en Jesús y en la tradición fielmente llevada durante los siglos. Les insto al diálogo acerca de convocar y ayudar a formar y apoyar a las familias, que a través de sus acciones heroicas en las circunstancias tan ordinarias de la vida inspirarán las unas a las otras y a su prójimo.

Resaltando y honrando el testimonio heroico de las familias de hoy en día fue una convicción compartida que viene de las páginas del documento de una manera bella. Las familias de hoy en día no son simplemente objeto de nuestra preocupación (que seguramente merecen toda nuestra ayuda) pero como el papa Francisco ha repetido ellas están llamadas a ser el sujeto que da y comparte — los verdaderos agentes a través por el cual Dios ministrará a su pueblo. No podía más que dar gracias a Dios por mi propia familia que dio este testimonio en mi vida. Aunque estos puntos de vista acerca del papel de las familias no son nuevos, el énfasis en las familias como ministros y mentores es nuevo. Cada uno acordó que el testimonio de las familias por sí mismas es esencial, así como es la necesidad por formación y continúo apoyo a todas las familias.

Tercero, como se reportó, había diferentes perspectivas de cómo la preservación de la doctrina y la necesidad pastoral deberían ser balanceadas y trabajar juntas. Incluso cuando había desacuerdo acerca del mejor curso pastoral de acoger a familias que se ven en la lucha a corto y largo plazo, había unanimidad de que el mejor curso debería estar enraizado en la enseñanza de la Iglesia y ser cuidadosamente discernida. Algunas discusiones iniciales se enfocaron en el papel de la Iglesia local y universal y la parte que conferencias episcopales pueden compartir. En estos debates, el enfoque fue sobre qué asuntos pastorales son mejor manejados y a qué niveles. Estamos en las primeras etapas de estas discusiones y dirigiremos nuestra mirada al Papa Francisco por una guía más profunda. Sin embargo, en todo esto el amor de Jesús y de la familia — el deseo de hacer lo que es mejor al caminar con aquellos que se ven en la lucha — motivaron el corazón de cada delegado.

Mi corazón está lleno de gratitud por la oportunidad de participar en esta experiencia. Serví como el relator (secretario) de nuestro grupo pequeño
de (uno de 13 grupos pequeños) y comencé el resumen final con estas palabras: “Fluyendo de la ternura de Dios está la misión de la familia, el principal anunciador de las buenas nuevas dentro de la familia y más allá de ella”. Que las buenas nuevas de Jesucristo, por el cual el mundo anhela, sean anunciadas por las familias de hoy en día y que este bendito sínodo sea de gran ayuda para promoverlas.

ARZOBISPO JOSEPH E. KURTZ

The Record
Written By
The Record
More from The Record
Way of the Cross in cemeteries
to begin March 4 at Calvary
Each Friday during Lent, students from local Catholic schools will lead the...
Read More
0 replies on “Esperanza En El Señor — El Sínodo: La misión de las familias fluye de la ternura de Dios”