En medio de cambios, voluntarios pro-vida dicen que la marcha y la lucha continuan

Defensores de la vida asisten a la Marcha anual por la Vida en Washington el 21 de enero de 2022. (CNS photo/OSV News, Tyler Orsburn)

By Maria-Pia Chin

Para los voluntarios de Latinos por la Vida, la Marcha por la Vida 2023 será especial. Algunos de sus colaboradores no creían que vivirían para ver la derogación de Roe v. Wade, el fallo de la Corte Suprema de 1973 que legalizó el aborto en todo el país, dijo Omar Aguilar, director de este ministerio pro-vida.

Pero, agregó, a pesar de estar agradecido por el fallo en Dobbs v. Jackson Women’s Health Organization, que anuló a Roe en junio de 2022 y devolvió la legislación sobre el aborto a los estados, ellos están “con los pies sobre la tierra”.

“Seguimos lidiando con el flagelo del aborto a nivel estatal”, dijo Aguilar, el líder de este apostolado pro-vida que colabora con los esfuerzos pro-vida de diferentes ministerios, parroquias y organizaciones que trabajan con la comunidad latina. “Sabemos que hay un gran trabajo por hacer porque tenemos una generación que nació con el aborto… que ha vivido en una sociedad donde el aborto ha sido presentado como la única opción”.

La Marcha por la Vida tuvo lugar por primera vez en Washington, D.C., en 1974, en respuesta a la decisión de Roe v. Wade de la Corte Suprema que legalizó el aborto en todo el país.

Participantes en la Marcha celebrarán la decisión de Dobbs, pero están conscientes de una serie de votos durante las elecciones intermedias del noviembre 2022 donde votantes en cinco estados rechazaron movimientos para restringir el acceso al aborto o votaron para codificarlo

El tema de la marcha del 20 de enero es “Próximos pasos: marchar en una América post-Roe”. En lugar de marchar a la Corte Suprema como en años anteriores, los participantes marcharán hacia el Capitolio.

La Vigilia Nacional de Oración por la Vida que se lleva a cabo cada enero también continuará, dijo la Conferencia de Obispos Católicos de EE.UU. el 11 de noviembre. Está programada para el 19 y 20 de enero en la Basílica del Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción.

“Sin embargo, todavía hay una gran necesidad de oración y defensa (pro-vida) por parte de los fieles”, Kat Talalas, subdirectora de Comunicaciones pro-vida en la USCCB, dijo en un comunicado.”Se necesitan muchas oraciones y sacrificios para transformar nuestra cultura para que todos puedan apreciar el don de la vida humana y ofrecer un apoyo vital a las mujeres, los niños y las familias vulnerables”.

En otoño, Luisa de Poo, directora de la Oficina de Vida, Matrimonio y Familia en la Diócesis de Austin, destacó dos modos de ayudar y acompañar a madres embarazadas y familias necesitadas. Una de ellas es la iniciativa de los obispos Camina con Madres Necesitadas y la otra es el Proyecto Raquel, “ministerio diocesano de sanación espiritual para aquellos que por alguna circunstancia de la vida han decidido someterse a un aborto”, dijo.

“Para ellos quiero decirles que hay esperanza de experimentar el perdón de Dios y así encontrar otra vez la paz”, dijo de Poo durante una serie ministerial del V Encuentro del 2022. Ella agregó que, si alguien que está experimentando las consecuencias emocionales, espirituales, y físicas del aborto, que vaya a EsperanzaPostAborto.com.

“Nuestra labor es acompañar a hombres y mujeres en este proceso de duelo y acompañarlos a encontrar otra vez su dignidad como hijos e hijas de Dios.”

Algunos eventos locales relacionados con la Marcha por la Vida en Washington tendrán un enfoque diferente en 2023. Uno de los cambios fue reemplazar el Rally de la Juventud y la Misa por la Vida con una Misa de Celebración y Acción de Gracias por la Vida de la Juventud más pequeña en la Catedral de San Mateo Apóstol el 20 de enero.

El cambio se anunció en un comunicado en el sitio web de la Arquidiócesis de Washington, que, según su periódico arquidiocesano, describió una decisión difícil de cancelar el rally después de una extensa consulta con todas las diócesis que anteriormente enviaban autobuses llenos de jóvenes al evento anual.

Después del fallo de Dobbs, que deja en manos de los estados la determinación de sus leyes de aborto, los obispos católicos de todo el país han enfatizado los esfuerzos locales para construir una cultura de la vida y expandir el alcance a las mujeres que enfrentan embarazos en crisis y a las familias necesitadas, y en oponerse a esfuerzos legislativos para ampliar el derecho al aborto a nivel estatal.

El día después de la marcha, la organización Alianza por la Vida organizará su cuarta conferencia pro-vida en español, en la parroquia San Antonio de Padua en Falls Church, Virginia. Empezará a las 8 a.m. y terminará a la 1 p.m. Además de las charlas, se celebrará una Misa. Este año, expertos hablarán de “un mundo después de Dobbs” y el trabajo que falta por hacer, dijo Pilar Vásquez Calva, voluntaria de Alianza por la Vida.

Este evento — ofrecido para asistentes de la marcha y para las personas que no pudieron ir este año — incluirá información de otras organizaciones pro-vida como 40 Días por la Vida. “Queremos que la gente venga para tener información y formación”, dijo Vásquez Calva.

Además de la conferencia pro-vida del 21 de enero, Alianza por la vida ha organizado una “Noche por la Vida” en San Antonio de Padua, que tendrá lugar el 20 de enero e incluirá una Misa y hora santa.

Con respecto al sentimiento de Latinos Católicos sobre el aborto, Aguilar dijo que es “una tristeza que, dentro de la comunidad latina, de la comunidad católica, siga habiendo una mala información” respecto al aborto.

“Cuando hablamos del aborto, estamos hablando de vidas humanas y también de cómo lastima a la madre, de las secuelas que conlleva en la mujer y la familia”, dijo Aguilar. “Parte esencial de nuestra fe, de creer en el resucitado, es que toda vida vale”.

Aguilar dice que voluntarios de Latinos por la Vida continuarán marchando porque es una manera pacífica y pública de expresar su opinión de que “el bien común comienza con la doctrina social de la Iglesia, con la dignidad de la persona”.

“La lucha continua y continuará mientras siga habiendo ataques a la vida” como el aborto y la eutanasia, dijo Aguilar. “Estamos a favor de la vida”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *