El obispo Zubik les hace un llamado a los defensores de la vida

Por Mark Pattison, Catholic News Service

WASHINGTON (CNS) — El obispo David A. Zubik de Pittsburgh exhortó a los fieles, que asistían a Misa en preparación de una manifestación en Washington para la Marcha Anual a favor de la Vida, a que le sacaran sentido a todos los asuntos relacionados con la vida.

En la Misa, celebrada el 22 de enero en la basílica del santuario nacional de la Inmaculada Concepción, el obispo Zubik recordó a su maestra que tuvo en el quinto año de escuela, la hermana Mary Richard, quien “me enseñó a tomar una postura a favor de la vida”.

La hermana “hizo eso de una manera interesante e inesperada”, dijo. “Si ustedes tienen esperanza de pasar al sexto año”, recordó el obispo lo que decía la religiosa, “será mejor que sepan ustedes algo más que el Ave María. Será mejor que sepan ustedes de memoria las preposiciones “. E inmediatamente el obispo Zubik empezó a decir de memoria la lista alfabetizada de las preposiciones inglesas, empezando por “arriba” (que en español es solamente adverbio) y terminando con la preposición  “con” (que en inglés se inicia con ‘w’:”with”). “Y no necesito decirlo”, añadió, “sí logré pasar al sexto año de escuela primaria”.

Y habrá que recordar que las preposiciones, dijo el obispo en la homilía de la Misa “son las que le dan sentido a las expresiones”, añadiendo que “cada uno de nosotros estamos llamados por Dios a ser preposiciones en la vida”.

El obispo Zubik dijo que cuando algunas personas se someten al ayuno, que se interpreta con frecuencia como privarse de algo, Dios no tiene interés en eso; antes bien, añadió el obispo, uno tiene que fijarse en el sentido etimológico de la palabra derivada del latín “sacrificio”: “sacrum facere” o hacer que algo se convierta en sagrado.

La manera de lograr eso, dijo el obispo Zubik, es sacarle sentido a todos los asuntos relacionados con la vida, de la misma manera que las preposiciones conectan las frases en una oración.

“Sacarle sentido lógico a un tema en el año 2016 lleva su propio sello”, añadió y dijo: “es decir, significa santificar todo lo que se refiere a la vida, sacándole sentido a cada persona de la humanidad”, desde los bebés que todavía no han nacido ( y están dentro del claustro materno) hasta las personas de mayor edad, a los que “sufren siendo víctimas de tráfico inhumano “, a los que “son explotados por acciones pornográficas” y “a los que carecen de trabajo o realizan labores menores en relación a sus habilidades y que buscan conseguir no necesariamente algo gratis sino algo que les eleve la vida”.

Sacarle el sentido a todas las personas, esa fue la intención de Dios, dijo el obispo Zubik, “vernos mutuamente como Dios nos ve a todos nosotros”.

Y el obispo hizo referencia, lamentándose, a la decisión de la Suprema Corte, tomada el 22 de enero del año 1973, mediante la cual se legalizaba el aborto, prácticamente para cualquiera que lo pidiera, “abriéndole la puerta ” a un sinnúmero de otras iniciativas legales, legislativas y propuestas que en su conjunto vienen a reducir la santidad de la vida humana.

Y el obispo les sugirió en dos ocasiones a los presentes en la Misa, durante la homilía y en la reflexión que se hace después de la Comunión, que pensaran en las personas que les habían inspirado para ir a Washington en la fecha de aniversario. “No por medio de ruedas ni alas” se viene a Washington, dijo el obispo Zubik, sino por el ejemplo y la formación.

Y el obispo Zubik puso el ejemplo de su propia mamá, de quien dijo: “me enseñó a hincarme ” para rezar cada noche antes de dormirme y luego, después de despertar “a hincarme otra vez ” junto a la misma cama. Y el obispo aprovechó también para aconsejar: “tengan sumo cuidado ” con el temporal que se avecina.

El temor de la tormenta de nieve, que al final se acumuló en más de un pie de alto en la región de Washington, hizo que la asistencia no fuera muy nutrida en la Misa de clausura, como pasó también en la Misa con la que se había iniciado la vigilia del 21 de enero, en la que se vieron muchas bancas semivacías o vacías por entero en la zona de la nave del templo.

A pesar de ello, considerando las dimensiones del templo superior del santuario nacional, se le dio cupo a miles de personas que asistieron a las celebraciones.

Monseñor Walter Rossi, rector del santuario nacional, en sus comentarios de bienvenida, poco después de que había empezado la Misa, dijo: “Nos da gusto ver a tanta gente que no se dejó amilanar por “Jonás”, esta tormenta de invierno”.

– – –

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *