Consuela a Mi Gente — Profundizando nuestra oración durante la Cuaresma

Archbishop Shelton J. Fabre

Una de las marcas de la temporada santa de Cuaresma es un llamado a fortalecer nuestra relación de oración con el Señor. Hay tantos entendimientos de lo que es la oración, y hay libros maravillosos que llenan bibliotecas que hablan sobre cómo comenzar a orar, cómo continuar orando y el fruto que proviene de la oración.

Si le preguntan a diferentes personas qué es la oración, probablemente recibirán tantas respuestas diferentes como el número de personas a las que les hagas esta pregunta. Mencionando una definición simple, planteemos simplemente que la oración es la comunión en la que entramos con Dios. Dado que la Cuaresma nos llama a ser intencionales en nuestro enfoque en la oración durante este tiempo, pensé que podría compartir con ustedes algunos de mis propios pensamientos sobre la oración.

Para mí, probablemente mi primera comprensión e imagen de la oración fue rezar el rosario con mi madre, que era muy fuerte en esta devoción. A través de su rosario nocturno, mi madre elevaba al Señor los afanes y preocupaciones de su corazón y de su familia, y una de las imágenes perdurables que tengo de mi madre es mientras rezaba su rosario. Aprendí de mi madre una gran devoción al rosario, una devoción que sigo practicando cada día cuando me encuentro con el Señor en oración.

Tuve la suerte de estudiar con los monjes benedictinos en St. Joseph Seminary College en St. Benedict, Louisiana. Esta es una Abadía de Benedictinos en Louisiana fundada por los monjes de St. Meinrad hace más de cien años. Al igual que St. Meinrad, también patrocinan un seminario.

La vida de oración de los monjes resonó profundamente en mí. Sé que mi tiempo de estudio y testimonio de la vida de los monjes en St. Joseph profundizó mi vida de oración. Agregando al ejemplo de fe de oración de mi madre, los monjes con su propia oración y ejemplo me enseñaron a profundizar en la oración. Les estaré eternamente agradecido por el ejemplo que me dieron y por las oraciones que han ofrecido, y espero sigan ofreciendo, por mí.

A medida que comencé a estudiar teología en el American College y más profundamente en la formación y preparación para la ordenación como sacerdote, seguí formándome en la fe de muchas maneras. Aprendí cómo la oración y el estudio pueden integrarse juntos, y que nuestro estudio de nuestra fe puede enriquecer nuestra oración, y viceversa. Aprendí que, en el corazón de mi vida como sacerdote, debo buscar estar siempre fortaleciendo mi relación de oración con el Señor, pues ella me sostendrá en las alegrías y desafíos que enfrentaré.

Como sacerdote y como obispo, mi vida de oración ha seguido evolucionando. Ha habido y sigue habiendo momentos en los que lucho en la oración. Sin embargo, aunque no soy tan bueno como me gustaría ser en el ámbito de la oración, soy mucho mejor de lo que solía ser. Quizás esto es todo lo que Dios nos pide en la oración: ser mejores hoy de lo que fuimos ayer y ser mejores mañana de lo que somos hoy.

Mi vida de oración siempre está evolucionando, y tal vez eso sea algo bueno porque eso significa que está viva. Por eso estoy agradecido y aprecio la relación que tengo con Jesucristo que nos une en mi oración y en las acciones que fluyen de mi oración.

Finalmente, una de las cosas importantes que creo acerca de la oración es que es bueno orar por los demás más que orar por mí mismo. Por eso, cada vez que entro en mi oración privada de manera especial elevo a la mente y al corazón de Dios las necesidades de los demás. Es por esta razón que considero muy especiales las intenciones de oración que se me envían en respuesta a la Campaña de los Servicios Católicos. Rezo por la necesidad de cada tarjeta recibida. Entonces las tarjetas toman residencia en mi capilla privada, y continúo poniendo las necesidades expresadas en estas tarjetas ante el amor y la misericordia de Dios. Es una gracia y un honor orar por las necesidades que me son enviadas de esta manera.

Gracias por permitirme orar por sus necesidades. Como indico a menudo, agradecería también me recordaran en sus oraciones.
Entraremos en los días más santos del año durante la Semana Santa y el Triduo Sagrado. Que caminemos en oración con el Señor mientras recordamos y celebramos su pasión, muerte y resurrección y todo lo que ha ganado para nosotros.

A medida que nos acercamos más intencionalmente al Señor durante este tiempo sagrado del año, ¡elevemos nuestras oraciones los unos por los otros al amor y a la misericordia de Dios! Que verdaderamente podamos declarar con el salmista, “Pero Dios me escuchó y atendió a la voz de mi plegaria.” Salmo 66:19

The Record
Written By
The Record
More from The Record
Retreat marks 15 years, looks to future
By Jessica Able, Record Staff Writer Father Paul Scaglione said he hopes that...
Read More
0 replies on “Consuela a Mi Gente — Profundizando nuestra oración durante la Cuaresma”