Consuela a Mi Gente — El Dios que tenemos

Archbishop Shelton J. Fabre

Espero que muchos de nosotros hayamos reconocido y reflexionado sobre nuestros pensamientos y sentimientos en estas últimas semanas con respecto a los recientes tiroteos masivos, así como de la violencia con armas de fuego en la ciudad de Louisville. Al tratar con las emociones de estos trágicos eventos, somos muy parecidos a los discípulos después de la crucifixión y muerte de Jesús. Los discípulos estaban lidiando con la tragedia de su muerte y las emociones en sus corazones. Estaban sufriendo, confundidos y tal vez entumecidos y emocionalmente agotados. Tenían preguntas. Podrían haber preguntado “¿Por qué?” y “¿Cómo sucede esto?” o “¿Cómo vamos a superar esto?” Es posible que hayan preguntado: “¿Dónde estaba Dios?” o “¿Por qué permitió que esto sucediera?” o “¿Dónde está Dios ahora?”

Los discípulos tenían emociones y preguntas profundas, y Jesús las buscó. Jesús llegó a su encuentro en sus emociones y preguntas. Jesús los estaba buscando, y cuando los encontró, dijo: “La paz esté con ustedes”.  De la misma manera, Jesús nos está buscando a ustedes y a mí, y llega a nuestro encuentro donde estamos, deseándonos la paz que proviene de la confianza en Él.

Una persona intrigante que luchó por entender y superar sus preguntas fue Santo Tomás el Apóstol. Incluso con las dudas de Tomás, Jesús lo busca. Jesús llegó al encuentro con Tomás donde estaba. También me sorprende cómo Jesús le aseguró a Tomás. Fueron las heridas de Jesús las que ministraron a Tomás: Sus heridas. En el Evangelio de San Juan 20 leemos: “Entonces dijo a Tomás: Pon tu dedo aquí y mira mis manos, y trae tu mano y ponla en mi costado, y no seas incrédulo, sino cree”.

Jesús – el Jesús resucitado – el Jesús glorificado – todavía tiene las heridas de Su pasión. Las heridas que marcaron su muerte, las heridas que una vez fueron empañadas por el dolor, ahora están llenas de Su gloria resucitada. “La paz este con ustedes” ha llenado sus heridas, y Tomás es testigo de primera mano de las heridas glorificadas del Señor en Su cuerpo resucitado. Jesús resucitó de entre los muertos. Su cuerpo glorificado resucitó de entre los muertos. Y ese cuerpo, ese cuerpo glorificado, todavía tiene las heridas de la Cruz. Por supuesto, están llenas de luz y gracia, pero las heridas todavía están allí. Jesús no teme sus heridas, y no rehúye de ellas.

En momentos en que la vida es difícil, ese es el tipo de Dios que necesito hoy. Necesito un Dios que no tenga miedo de mis emociones, ni de mis preguntas, ni de dónde estoy. Necesito un Dios que me persiga, me busque, venga a buscarme. Necesito un Dios que cuando me encuentre diga: “La paz esté contigo”. Y necesito un Dios que no tenga miedo de sus heridas, ni de mis heridas, ni de nuestras heridas. Necesito un Dios que, por un lado, sea victorioso sobre el sufrimiento y la muerte, pero que al mismo tiempo esté conmigo mientras trato con la realidad del sufrimiento y el dolor. Ese es el Dios que necesito. Ese es el Dios que necesitas. Y ese es el Dios que tenemos.

Las heridas de nuestra comunidad por estos horribles tiroteos masivos y violencia con armas de fuego siempre estarán con nosotros; siempre sentiremos la terrible pérdida de aquellos que fueron asesinados. Pero podemos llenar las heridas de nuestra comunidad con nuestras buenas obras esforzándonos por aumentar nuestro respeto por la santidad de toda vida humana y recordando siempre las preciadas vidas que tienen un costo por el desprecio a la santidad de la vida. Las heridas de Jesús están siempre con Él, pero son glorificadas por Su gran amor por nosotros. Que las heridas de nuestra comunidad, que siempre estarán con nosotros, sean glorificadas porque nos llevan a un mayor amor y respeto mutuo, respeto por la vida de cada persona.

¿Qué podemos hacer? Primero, estar donde están. Sean honestos con “dónde” están, con lo que está pasando en su corazón. Segundo, confíen en que Dios los está buscando, tratando de encontrarlos en sus preguntas, emociones y luchas. Tercero, recuerden que Jesús, el Señor resucitado, está con nosotros pase lo que pase. Ya sea que lo sintamos o no, ya sea que lo veamos o no, Jesús está con nosotros. Invítenlo a entrar en su corazón. Jesús se apareció a los discípulos en el Aposento Alto, a pesar de que la puerta estaba cerrada. Abran la “puerta” de su corazón y confíen en que Él entrará con palabras similares: “La paz esté con ustedes”.

Finalmente, continuemos nuestros esfuerzos para orar y trabajar por el respeto y la dignidad de la vida humana de cada persona, especialmente en respuesta a la violencia con armas de fuego y tiroteos masivos. Debemos promover un discurso más civil y trabajar juntos para promulgar leyes que construyan una mayor seguridad y respondan a estos problemas. Durante años, los obispos católicos de los Estados Unidos han pedido una legislación sensata sobre armas, y la Conferencia Católica de Kentucky se alinea con la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos al abogar por el control de armas aquí en Kentucky. Para más información sobre las posiciones de los obispos de los Estados Unidos, véase https://www.usccb.org/issues-and-action/human-life-and-dignity/criminal-justice-restorative-justice/upload/Backgrounder-on-Gun-Violence-2020-01.pdf. Que las discusiones y los esfuerzos de nuestra comunidad para buscar verdaderamente abordar la violencia con armas de fuego sin sentido y los tiroteos masivos nos lleven a respuestas y acciones prudentes en respuesta a la violencia que ha causado la muerte de tantas personas inocentes, causando angustia y dolor en tantas familias. Que Dios nos guíe juntos hacia las respuestas y acciones que necesitamos. ¡La paz sea con ustedes!

The Record
Written By
The Record
More from The Record
St. Xavier senior wins National Merit scholarship
Matthew Whalen, a senior at St. Xavier High School, was awarded the...
Read More
0 replies on “Consuela a Mi Gente — El Dios que tenemos”