Catholic Charities responde a malentendidos sobre reasentamiento de refugiados en Michigan

Por Dan Meloy, Catholic News Service

DETROIT (CNS) – En momentos en los que la violencia y la guerra continúan furiosas en Irak y Siria, cientos de miles de refugiados han huido de su tierra natal en busca de seguridad, independientemente de lo que les depare el futuro.

Esos refugiados que se han dirigido a Europa y Estados Unidos buscan una vida mejor y más segura, dicen sus defensores.

Al mismo tiempo, muchos políticos y ciudadanos de EEUU han empezado a discutir la responsabilidad moral y política del país cuando se toca el tema de ayudar a los necesitados y, al mismo tiempo, conservar seguras las fronteras de la nación.

Catholic Charities del sudeste de Michigan ha procurado el reasentamiento de unos 400 refugiados en el estado y desean ayudar más en colaboración con funcionarios federales y estatales. Junto con entidades asociadas en las que se incluyen los U.S. Committee for Refugees and Immigrants and Lutheran Social Services of Michigan, las agencias han procurado el reasentamiento de unos 1,500 refugiados en la zona metropolitana de Detroit.

Jeralda Hattar, directora de servicios de refugiados e inmigración de las Caridades Católicas del sudeste de Michigan, dijo que hay malos entendidos acerca del reasentamiento de refugiados provenientes de Irak y Siria, a pesar de que las actividades de reasentamiento en la región no son nada nuevo.

“La mayoría de estos casos han sido de refugiados irakíes. Al momento, solamente hemos llevado a cabo el reasentamiento de dos familias sirias”, le dijo Hattar a The Michigan Catholic, periódico de la arquidiócesis de Detroit.

Hay más de 150,000 caldeos en la zona metropolitana de Detroit que es la comunidad más grande en el país y en la región se mantiene un asentamiento de la población árabe más grande en los EEUU, por cabeza.

“En el estado de Michigan se ha dado asentamiento a un promedio del 6 por ciento de refugiados que vienen a los Estados Unidos”, dijo Hattar. “Esto se debe en parte a cuestiones demográficas pero también a la existencia de muchas comunidades hospitalarias de zonas de Detroit, del condado de Washtenaw y de Grand Rapids. Nosotros somos uno de los cinco estados que vamos a la cabeza en reasentamiento de refugiados”.

Hattar dijo que “Catholic Charities” ha trabajado en la educación pública sobre la situación a la que se enfrentan los refugiados, incluidos los de Siria. Cerca de un 75 por ciento de refugiados sirios son mujeres y niños, dijo ella; y del grupo de hombres, la mayoría son de edad avanzada.

Las opiniones de algunos estadounidenses de que se acepten solamente en EEUU a refugiados que sean cristianos carecen de base en la realidad, añadió.

“Eso nunca va a pasar”, dijo Hattar. “Lo que la comunidad cristiana debe de tener claro es que cualquier petición que se externe a nivel nacional en contra de la aceptación de refugiados musulmanes afectaría como resultado tanto a los refugiados musulmanes mismos como cristianos pues el gobierno federal no distinguiría la diferencia en el proceso de seguridad”.

En el mes de noviembre de 2015, 31 gobernadores de estados dijeron que no les darían la bienvenida en su estado respectivo a más refugiados sirios debido a la preocupación con la seguridad.

Hattar dijo que “Catholic Charities” ha estado en comunicación con la administración del gobernador Rick Snyder referente al modo de actuar político con respecto a los refugiados en Michigan. Y dijo que se continúa aceptando refugiados en el estado mientras que el gobernador discierne si se le da marcha a una propuesta de expansión del programa.

“La administración del gobernador ha mostrado gran interés en hacer de Michigan un lugar de acogida amistosa”, dijo Hattar. “Su administración estableció la Oficina de nuevos Americanos para que se traten los asuntos de integración, asegurando que los refugiados tengan éxito en su llegada y después de ella”.

“El gobernador estableció una fuerza de trabajo para vigilar la forma en la que se trabajan los diferentes asuntos de refugiados y lo que podamos hacer para que se aumente el número de refugiados en colaboración con el gobierno federal. Sus intenciones son las de conservar el plan de aumento del número de refugiados provisionalmente estancado hasta que cuente con la confirmación por escrito del gobierno federal sobre el proceso de seguridad”.

Cuando los refugiados presentan su solicitud de asilo, el alto comisionado de refugiados de las Naciones Unidas les asigna un campamento para alojo temporal. Antes de que lleguen a los Estados Unidos, el departamento de Estado y el de Seguridad Territorial, junto con el Servicio Federal de Investigaciones (FBI) analizan los antecedentes de cada candidato en un proceso que puede durar hasta 24 meses para completarse.

Una vez que se ha terminado el proceso de investigación, a los refugiados se les asigna a una organización como los Servicios de Inmigración y Refugio, en donde se estudia cada caso para determinar el lugar de reasentamiento de una persona individualmente o en familia.

Cuando la oficina de “MRS” envía un caso a “Catholic Charities of Southeast Michigan” los miembros del personal entrevistan a los recién llegados para enterarse del lugar en donde quieran vivir, qué lengua hablan y que habilidades de trabajo tienen y si acaso cuentan con familia en la zona de su nuevo asentamiento que les pueda proporcionar ayuda.

“Necesitamos personas que puedan servir de guía para los refugiados en su transición a la vida de Estados Unidos, nos ayuden a que nuestra comunidad sea hospitalaria y los anime en su integración. Pero más que nada, tener una mente abierta es lo más importante”.

– – –

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *