Esperanza en El Señor — Visitando las tumbas en el cementerio

Archbishop Joseph E. Kurtz

Hace dos semanas, regresé a Pensilvania para el entierro de un muy buen amigo con el que crecí. Al mismo tiempo, pude visitar el cementerio donde están enterrados mi mamá, papá y hermano George. Qué apropiado que fuera tan cerca del Día de Todos los Santos y del Día de Muertos, y de la Misa anual que celebré la semana pasada en el Cementerio Calvary. Ambas ocasiones fueron muy conmovedoras.

Mientras oraba en agradecimiento por la vida de mis padres y hermano, también reflexioné sobre la vida eterna. Nuestra fe católica nos enseña tanto a confiar en la misericordia de Dios cuando nos lleve a la vida eterna después de la muerte como a orar por el perdón de los pecados. Mientras observo algunos rituales funerarios y recibo cartas de otras personas sobre ellos, a veces me preocupa que el énfasis en la celebración de la vida del difunto se haya vuelto tan terrenal que hemos dejado de reflexionar sobre nuestra muerte como un paso a la vida eterna y nuestra necesidad de orar por los difuntos.

En una búsqueda por computadora, encontré una parroquia católica que explica muy bien el entierro cristiano, e incluía estos dos párrafos:

“Al enfrentar la muerte, se nos recuerda que Dios ha creado a cada persona para la vida eterna. Celebramos los ritos funerarios para ofrecer culto, alabanza y acción de gracias a Dios por el regalo de la vida de una persona, que ahora ha sido devuelta al autor de la vida.

En la muerte de un cristiano, la Iglesia intercede en favor del difunto. Confiamos en la convicción de que la muerte no es el fin, ni rompe los lazos de familia, amistad y comunidad que se forjan en la vida.

La Iglesia a través de sus ritos funerarios encomienda a los muertos al amor misericordioso de Dios y ruega por el perdón de sus pecados. La celebración del funeral cristiano trae esperanza y consuelo a los vivos”.

En los últimos meses, he recibido cartas que expresan su decepción porque un católico fiel que murió no recibió el honor de una Misa de entierro cristiano. Los escritores de las cartas mencionaron que alguien que participó en la Misa diaria durante toda su vida no recibió ese beneficio de parte de sus hijos. Por supuesto, las restricciones de COVID-19 han tenido un gran efecto en lo que es posible de forma segura, pero esta forma se ha estado desarrollando mucho antes de que el virus llegara a nosotros.

Mientras celebraba la Misa para la Conmemoración del Día de los Muertos en los terrenos azotados por el viento del Cementerio Calvary, rodeado de los que han muerto desde varias décadas, observé con gran gratitud a los participantes, que incluía al padre Jerry Bell y al padre Pepper Elliott: que sirven en el consejo de nuestros cementerios católicos. Su amor por los fieles difuntos que fueron antes que ellos y su deseo de orar por los difuntos es noble y necesario.

Si ha tenido la tentación de vivir su vida sin reflexionar sobre la muerte, este mes de noviembre es una oportunidad para que aceptemos la completa enseñanza de nuestra fe católica. Vaya al “Catecismo de la Iglesia Católica”, números 1680 a 1690, y reflexione sobre el gran regalo de la vida eterna que se nos ha dado gracias a la salvación que Jesucristo nos otorgó. El párrafo 1680 comienza: “Todos los sacramentos … tienen como fin último la Pascua definitiva del cristiano, es decir, la que a través de la muerte hace entrar al creyente en la vida del Reino”.

Mientras oramos por nuestros seres queridos fallecidos y todos los muertos, miramos a San José, nuestro patrón arquidiocesano, para orar por una muerte feliz. Mientras la Sagrada Escritura guarda silencio sobre su muerte, existe la santa tradición de que San José murió en los brazos o en la presencia de Jesús y María.

Con una profunda esperanza en nuestra salvación en Cristo, oramos por aquellos que nos han precedido:

Concédeles el descanso eterno, oh Señor, y que la luz perpetua brille sobre ellos. Que sus almas y todas las almas de los fieles difuntos, por la misericordia de Dios, descansen en paz. Amén.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *