Esperanza en El Señor — Un corazón pastoral al regresar de COVID-19

Archbishop Joseph E. Kurtz

En febrero, en la reunión del Consejo de Sacerdotes, comenzamos una conversación sobre las formas fructíferas en que nosotros, como iglesia, podemos volver a participar plenamente en la Santa Eucaristía después de que las vacunas sean más abundantes y se eliminen las restricciones de Covid.

No estaba seguro de qué direcciones recomendarían los sacerdotes. ¿Comenzaría nuestro regreso a la participación plena en invitar a la gente a traer a alguien a la iglesia con ellos? ¿Habría algún evento arquidiocesano público al que invitemos a la gente? ¿Cuál sería el mejor primer paso?

Para mi agradable sorpresa, los sacerdotes se conmovieron como uno solo con un corazón pastoral desbordante del amor de Cristo. Ellos respondieron que debemos atender a los que han fallecido como víctimas del COVID-19 y a los seres queridos que dejaron.

Recientemente leí que una encuesta nacional de Associated Press indicó que aproximadamente una de cada cinco personas en los Estados Unidos ha perdido a alguien en la pandemia. Una persona de Florida fue citada en USA Today diciendo: “No tuvimos la oportunidad de tener duelo. Es casi como si hubiera sucedido ayer para nosotros. El dolor persiste”.

Entre los sentimientos más profundos y sagrados de la persona humana está la necesidad de enterrar a los muertos con dignidad y de lamentar su pérdida con los seres queridos que nos rodean. Cuando visito las tumbas de mis padres, hermano y hermana, mi corazón se llena de profunda emoción. No es solo un regalo de fe. Estos instintos están en lo más profundo de nuestro ADN. Necesitamos atender a los que han fallecido y debemos apoyar a los demás en esta noble y necesaria tarea.

Tradicionalmente, el comienzo de noviembre, con el 1 de noviembre como el Día de Todos los Santos y el 2 de noviembre como el Día de los Fieles Difuntos, son ocasiones para recordar la comunión de los santos y los que nos han precedido y para orar por los que han fallecido. El libro de los Macabeos lo llama una tarea noble: “Es un pensamiento santo y piadoso. Por eso, mandó ofrecer sacrificio de expiación por los muertos, para que fueran librados de sus pecados”. (2 Macabeos 12:45)

Como la mayoría de las respuestas pastorales creativas, probablemente nos embarcaremos en una combinación de esfuerzos tanto a nivel parroquial como arquidiocesano. Un posible evento arquidiocesano es la Misa anual del Día de los Fieles Difuntos en el Cementerio Calvary el 2 de noviembre.

Por ahora, las restricciones a las reuniones públicas se mantienen por razones de salud. Sin embargo, es bueno y saludable para nosotros comenzar a reflexionar y planificar el regreso a la participación activa en la Santa Eucaristía y a la participación plena en persona. Si bien las restricciones permanecieron vigentes para esta Semana Santa, seguramente los meses venideros traerán algo de relajación de estas medidas de salud pública. Mientras anticipamos nuestro futuro regreso, aprecio el buen consejo de los miembros de nuestro Consejo de Sacerdotes de comenzar reconociendo en oración a aquellos que han fallecido como víctimas del COVID-19 y unirnos con los que están de luto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *