Esperanza en El Señor — Santo Tomás Moro: Un santo de nuestros tiempos

Archbishop Joseph E. Kurtz

El domingo, 30 de septiembre, visité la Diócesis de Covington y proclamé una homilía en un servicio de vísperas para marcar la finalización de la celebración de 50 años del aniversario de la Universidad Tomás Moro.  Mi homilía se indica a continuación:

Me alegro con el Obispo Roger Foys y con el presidente interino Dr. Kathleen Jagger en el 50 aniversario de la Universidad Tomás Moro. Teniendo a Tomás Moro, el humanista y santo del siglo XVI como un patrón que define bien el noble camino para todos aquellos que enseñan y aprenden en este bendito campus.

Los dos breves versos de la Segunda carta de San Pablo a los Tesalonicenses, posiblemente escrita menos de 20 años después de la muerte y resurrección de Jesucristo dan forma a nuestra meditación en tres direcciones.

Primero, Pablo dice, “Debemos dar gracias a Dios por ustedes”. La palabra “debemos” en griego se refiere a deuda. Este es un verbo no de deseo personal o capricho, un “debo” de conciencia. En un libro publicado este año, “Dentro de la Mente de Tomás Moro: el Testigo de sus Escritos”, Louis Karlin y David Oakley escribe en la conclusión del libro:

“La renuncia al cargo político más importante de Inglaterra, seguida del arresto, el encarcelamiento, el decomiso de una gran fortuna y, finalmente, la ejecución, lo que en términos comunes sería una quinta esencia del fracaso, fueron en la vida de Tomás Moro las marcas de una extraordinaria victoria ética y espiritual. Parafraseando a San Juan Pablo, por “el testimonio que dio, incluso al precio de su vida, a la primacía de la verdad sobre el poder”.

El caballero cristiano, Tomás Moro, se sentía obligado a hablar de la primacía de la verdad sobre el poder. En nuestro clima cultural actual con una inclinación a imponer la propia voluntad y abuchear a los oponentes, Tomás Moro ofrece un camino de civismo y búsqueda de la verdad.

Segundo, San Pablo habla de los primeros frutos o grandes resultados de su predicación. El mejor panfleto para la Universidad Tomás Moro o cualquier universidad católica es el graduado y sus virtudes que lleva al mundo.

David Brooks en su libro del 2016 “Road to Character”, escribe sobre las virtudes de currículum y de elogio. Las virtudes de currículum tratan de promocionarse a sí mismo, generalmente para obtener un empleo remunerado. Estas virtudes son necesarias pero no son las más profundas. Esas virtudes más profundas son las virtudes de elogio:  cómo te describen los demás mucho después de que te hayas ido de este mundo y lo que llevas contigo a la eternidad. Estas son las virtudes de Tomás Moro: fidelidad, coraje, servicio desinteresado.

Tercero, San Pablo le recuerda a los Tesalonicenses y a nosotros por qué hemos sido escogidos a recibir los primeros frutos de la salvación: para que podamos alcanzar la gloria de nuestro Señor Jesucristo y para que podamos estar en el cielo.

La palabra “universidad” tiene sus raíces en dos palabras latinas: vertere, que significa girar hacia y uni o una. Una universidad, arraigada en la civilización occidental desde el siglo IX en Salerno en medicina y el siglo XI en Bolonia en leyes, tiene al estudiante entusiasta que busca el conocimiento más profundo, la búsqueda de la belleza, la bondad, la verdad y la unidad, los fines más profundos articulados primero por Parménides. Sócrates, Platón y Aristóteles e introducidos en las primeras universidades.

Una universidad que es católica te convierte en maestro y alumno por igual, en esa búsqueda de realidades trascendentales hacia Dios para que puedas ser formado como un buen ciudadano de la tierra y del cielo. Tomás Moro, el santo patrono de los estadistas y políticos, buscó este camino y, por lo tanto, su universidad se llama apropiadamente a medida que busca formar y formarse como hombres y damas gentiles que buscan salir para testificar y servir.

La declaración de San Juan Pablo II cuando en octubre del 2000 declaró a Tomás Moro el santo patrono de los estadistas y políticos es un final apropiado para esta homilía:

“Precisamente por el testimonio que dio, incluso al precio de su vida, a la primacía de la verdad sobre el poder, Santo Tomás Moro es venerado como un ejemplo imperecedero de integridad moral. E incluso fuera de la Iglesia, particularmente entre aquellos cuya responsabilidad es por los destinos de los pueblos, se le reconoce como una fuente de inspiración para un sistema político que tiene como objetivo supremo el servicio a la persona humana.”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *