Esperanza en El Señor — Saludando a Jesús abandonado cada día

El arzobispo Kurtz

En 1943, una mujer laica de nombre Chiara Lubich, junto con algunos amigos, comenzó lo que se conoce como el Movimiento Focolare. Enfatizando el camino de la santidad personal mediante el servicio a los demás, los seguidores tienen una gran devoción a Jesucristo crucificado. Uno de los miembros, el obispo Klaus Hemmerle, el exobispo de Aquisgrán en Alemania que murió a mediados de la década de 1980, escribió sobre su devoción personal diaria de cuatro pasos a Jesús abandonado.

Durante este mes de enero, mientras enfatizamos la dignidad de la persona humana en el niño no nacido, en la familia migrante y en personas humanas de todas las razas, credos y nacionalidades, esta práctica diaria de saludar a Jesús abandonado es una que he comenzado a hacerla propia.

El proceso es simple. El primer paso al despertar cada mañana es pedir en oración que Jesús abandonado pueda revelarse a mí en este día. Mientras Jesús colgaba de la cruz, todos sus seguidores e incluso todos menos uno de los 12 apóstoles originales lo abandonaron. Las Escrituras nos dicen que su madre María, San Juan el apóstol Amado y dos mujeres seguidoras fueron las únicas que se quedaron al pie de la cruz. Algunos incluso interpretan su oración del Salmo 22, “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?” Como una indicación más profunda de esa experiencia de ser abandonado.

Por supuesto, este salmo se convierte en una gran esperanza y confianza, como se ve en el versículo 25: “Porque no ha despreciado ni ha desdeñado al pobre en su miseria, no le ha vuelto la cara y a sus invocaciones le hizo caso”. Recordando el sufrimiento de Jesús en la cruz, recordamos que Jesús nos dijo que lo encontraríamos en el más pequeño de nuestros hermanos y hermanas: en otras palabras, en aquellos que están abandonados.

Entonces, el primer paso de esta práctica de saludar a Jesús abandonado cada día es orar por la gracia de reconocer a Jesús en mi camino a medida que avanzo en mi día. El segundo paso es explorar el horizonte a lo largo del día para reconocer a Jesús abandonado, tal vez en el extraño que pasa de lado, en el niño que lleva una madre en el vientre, o en la sensación de desesperación que podría sentir una madre embarazada. Dondequiera que haya una sensación de ser abandonado en este mundo, los seguidores de Jesús lo reconocen inmediatamente cada día.

El tercer paso en esta práctica diaria es saludar a Jesús abandonado en la persona que conocemos. Damos dignidad a esa persona que a menudo pasa desapercibida al mirarla a los ojos y saludarla como si saludaras a Jesús mismo. Se podría decir que es difícil saludar a un niño en el vientre y, sin embargo, la práctica de bendecir al niño en el vientre es una forma profunda de saludar a Jesús abandonado.

El cuarto y último paso llega al final del día antes de acostarse. Es el simple acto de celebrar y agradecer a Jesús por revelarse a mí ese día.
A medida que finaliza el mes de enero, reflexiono sobre la riqueza de las experiencias que hemos tenido cuando celebramos la dignidad de la persona humana durante la Semana Nacional de la Migración, defendimos al niño no nacido durante la Marcha por la Vida y honramos la vida y el legado de Dr. Martin Luther King Jr. en toda nuestra nación. Que la gracia de Jesucristo abandonado toque nuestros corazones cada día mientras tratamos de reconocerlo y saludarlo en el más pequeño de nuestros hermanos y hermanas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *