Esperanza en El Señor — Nuestro deber de dar culto con alegría

Archbishop Joseph E. Kurtz

Siempre disfruté de las películas antiguas cuando uno de los personajes se dirigía a otro y decía que estaba “muy agradecido”. Me parecía ser muy cortés y me hizo pensar de manera diferente sobre la noción de obligación, que con demasiada frecuencia suena como una palabra sucia llena de cargas desagradables. He estado pensando en la obligación mientras reflexiono sobre la supresión actual de la obligación de dar culto los domingos debido a las restricciones de COVID-19 desde el mes de marzo pasado.

Lo que me hizo pensar fue una hermosa carta del cardenal Robert Sarah, aprobada por el papa Francisco, que se titula “Regresemos a la Eucaristía con alegría”. Aquí está el enlace: https://www.catholicnewsagency.com/news/full-text-cardinal-robert-sarah—let-us-return-to-the-eucharist-with-joy-58368. Como un padre que anhela hacer todo lo posible por el bien de su hijo y, por lo tanto, ve la obligación de los padres como algo que debe acogerse rápida y alegremente, así la obligación dominical, de un católico adulto de participar en la Misa nos trae alegría. Aunque no estoy anunciando ningún cambio en la supresión actual de la obligación de la Misa dominical debido a COVID-19, sé que debemos comenzar a prepararnos para nuestra oportunidad de regresar al culto público tan pronto como podamos hacerlo de manera segura.

Me ha preocupado que la experiencia de COVID-19 y el uso de la transmisión en vivo puedan frenar el entusiasmo que debería ser nuestro para reunirnos para dar culto en la Santa Eucaristía cada domingo. Como he celebrado Misa en la Catedral y en otras iglesias, también me ha animado mucho. Se siente tan bien estar de regreso celebrando la Santa Eucaristía en persona e invitar a la participación plena y activa de todos.

La edición de noviembre de “Conversaciones con el Arzobispo Kurtz” en su tercer segmento presenta una entrevista con la Dra. Karen Shadle, Directora de Culto de la Arquidiócesis. Solo dura nueve minutos y vale la pena verlo en www.archlou.org/conversations. (Comenzará a transmitirse el 1 de noviembre). Karen dice que la raíz de la palabra obligación proviene del latín antiguo, obligare, que significa atarte a algo. Como la palabra religión o incluso ligamento, el LIG en obligación se refiere a una unión que produce algo bueno.

También volví al “Código de Derecho Canónico” para analizar la noción de obligación. El canon 1246 describe el domingo como “en el que se celebra el misterio pascual, por tradición apostólica ha de observarse en toda la Iglesia como fiesta primordial de precepto.”

Canon 1248 aborda las excepciones. A diferencia de las excepciones normales previstas en el canon, que trata de la ausencia de un sacerdote, COVID-19 nos ha dado dos excepciones importantes. La primera es la fragilidad potencial de un individuo debido a su edad o enfermedad, y la segunda es la simple falta de disponibilidad debido a las restricciones sobre el número de personas permitidas en forma segura en una iglesia. El Código continúa recomendando enfáticamente que los fieles se concentren en la Liturgia de la Palabra o en las lecturas de la Sagrada Escritura si no pueden asistir a la Misa ese día. Una segunda oportunidad es la de dedicarse a la oración como familia o grupo de familias.

Frecuentemente, hablamos de la iglesia doméstica como familia. Quizás la experiencia de COVID-19 traerá un lado positivo al renovar la oportunidad de restaurar una rutina regular de lectura de la Sagrada Escritura y devociones de oración dentro de cada familia. Tradicionalmente, la temporada de Adviento ha hecho eso con las coronas y los calendarios de Adviento.

Me reuní con nuestro Consejo de Sacerdotes Arquidiocesanos recientemente para hablar sobre la experiencia en nuestras parroquias durante estos días de COVID-19. En preparación para esta reunión, compartí una encuesta con los pastores. Me complació que más del 80% respondiera y que alrededor del 80% de las parroquias hubieran brindado o continúen brindando alguna oportunidad para transmitir en vivo o grabar Misas. Estos esfuerzos creativos son necesarios durante este tiempo de gran restricción. Si bien estas restricciones siguen siendo necesarias y mientras las personas que se encuentran en una posición vulnerable deben restringirse de ir a la misa por su propia seguridad, discutiremos en la reunión del Consejo de Sacerdotes de noviembre formas creativas de regresar a la Eucaristía con alegría.

Un gran agradecimiento a todos los fieles, líderes parroquiales y nuestros sacerdotes y diáconos por su excelente vida de fe durante estos seis meses en medio de las restricciones de COVID-19. Sabemos que la obligación o la vinculación a la misa dominical no es simplemente un requisito externo. Más bien, habla al corazón mismo de lo que significa para nosotros dar culto con todo nuestro ser juntos en Jesús Cristo. Gracias por ayudarnos a regresar a la Santa Eucaristía con alegría.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *