Esperanza en El Señor —
Mi alegría después de 50 años
de ministerio sacerdotal

Archbishop Joseph E. Kurtz

A medida que comienza el mes de marzo, y nos preparamos para dar la bienvenida a nuestro nuevo arzobispo Shelton Fabre, mi corazón se llena de gratitud. Escribo esta última columna para The Record antes de mi retiro y le pido a nuestro Dios amoroso y fiel que los bendiga a todos ustedes, los fieles de la Arquidiócesis de Louisville. Ha sido un privilegio servir durante casi 15 años como su arzobispo y vivir y servir dentro de la Provincia de Louisville durante más de 22 años. Los hermosos recuerdos de las visitas parroquiales, las Misas de Confirmación, el Crisma y la Ordenación llenan mi corazón, al igual que las muchas amistades en el Señor que he tenido el privilegio de tener. Únase a mí en oración por el arzobispo designado Shelton Fabre, quien será instalado como nuestro nuevo Arzobispo el 30 de marzo. ¡Él será un maravilloso siervo líder y la Iglesia de Louisville será bendecida!

Estos últimos días de mi servicio pastoral han sido ricos y especialmente llenos de recuerdos preciados. Cada vez que recibo una carta de alguien con quien he servido a lo largo de los años, me es dada la gracia de una “gratitud de recuerdos”. Mientras les escribo, celebro el maravilloso don de servir a la Iglesia de Louisville y hacerme amigo de tantos de ustedes. Les agradezco a cada uno de ustedes. ¡Qué hermoso privilegio ha sido el mío estos últimos años! Gracias por esa bondad.

Aniversario de Oro el 18 de marzo

Este mes es un momento apropiado para celebrar con alegría mi vocación sacerdotal. Dentro de dos viernes, el 18 de marzo, celebraré mi 50 aniversario de ordenación sacerdotal. Celebraré esta Misa del mediodía programada regularmente en nuestra Catedral de la Asunción con hermanos sacerdotes, diáconos, líderes religiosos y laicos, así como con los fieles que se reúnen para esa Misa del viernes en Cuaresma. Al hacerlo, por favor acepten mi agradecimiento por su apoyo orante como su arzobispo y únanse a mí en oraciones de gratitud por el don de mi vocación sacerdotal y por el don de todas las vocaciones dentro de la Iglesia.

Oraciones urgentes y Solidaridad para con el pueblo Ucraniano

Nuestros corazones están con el pueblo de Ucrania en medio del sufrimiento y la pérdida de vidas causadas por la invasión. Muchos se han preguntado cómo podemos apoyar las necesidades humanitarias. El miércoles pasado fue miércoles de ceniza, y me uní al padre Martin Linebach y a tantos fieles en el rezo del Rosario para pedir a nuestra Santísima Madre que intercediera. También estamos brindando la oportunidad de unirnos para ofrecer apoyo humanitario a quienes sufren. Si no han tenido la oportunidad de donar a una colecta parroquial, aquí está el enlace, support.crs.org/Ukraine.

Con gran pesar, recuerdo mi visita pastoral a Ucrania en junio de 2015. Como Presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos, visité Ucrania junto con el Cardenal Blase Cupich, quien entonces era presidente del Comité de la USCCB para la Colecta para Ayudar a la Iglesia en Europa Central y Oriental. En seis días, visitamos Kiev, Járkov y Lviv. La nación todavía se estaba recuperando de los disturbios y los combates de 2014, y nuestra Iglesia buscaba tanto la solidaridad con los líderes de la Iglesia de Ucrania como los esfuerzos humanitarios. Recuerdo vívidamente tanto los momentos de oración como las visitas a las víctimas de la guerra en los hospitales, ayudando a un soldado herido a unirse con su familia en los Estados Unidos y un diálogo con un grupo de personas que habían sido desplazadas de Crimea. Quizás la experiencia más conmovedora fue una visita a un campo de refugiados en Kharkiv lleno de familias desplazadas por la violencia en Ucrania el año anterior. Mientras leía sobre la devastación actual, especialmente en la ciudad de Kharkiv, a solo 20 millas de la frontera con Rusia, recuerdo lo más destacado de mi visita a este campo de refugiados. Lo mencioné cuando pronuncié mi discurso presidencial a los obispos de los Estados Unidos cuando completé mi mandato de tres años en noviembre de 2016. He aquí un extracto que espero haya captado la experiencia pastoral:

“En junio del año pasado, fui parte de un torbellino de cinco días en una Ucrania devastada por la guerra y devastada económicamente. Nos reunimos con líderes de la Iglesia y civiles, el embajador de Estados Unidos y muchos otros. Pero el evento que se queda en mi mente fue una visita con una familia de refugiados en su pequeña casa de dos habitaciones. Había una madre con tres hijos, uno de los cuales era un niño pequeño de ocho años que nació con síndrome de Down. Bueno, entré en esa pequeña casa y para mi sorpresa cuando me incliné para estrechar la mano del niño con síndrome de Down, instintivamente saltó a mis brazos, me dio una gran sonrisa y dijo en un lenguaje que mi corazón entendía: ‘Te amo’.

Ese encuentro, aunque breve, volvía a mí mientras reflexionaba sobre la visita pastoral a Ucrania. La lección es obvia: nosotros, los obispos y todos los que servimos al Señor, también necesitamos abrir nuestros corazones al gozo que otros nos darán. La alegría y el amor no sólo deben ser dados, sino también recibidos. Saltando a mis brazos era un hijo confiado de Dios que merecía una oportunidad. Muchos jóvenes en nuestra nación necesitan una oportunidad”.

(Para leer el discurso completo, vaya a https://www.usccb.org/offices/general-secretariat/usccb-general-assembly-november-2016-president-address-archbishop)

Esperanza en el Señor

Nuestro Dios Amoroso camina con nosotros en nuestras alegrías y sufrimientos. Por favor, continúen orando por mí mientras diariamente buscamos seguir al Señor y llegar a otros en Su nombre en un servicio gozoso y fiel. Mi lema como obispo, “Esperanza en el Señor”, proviene del último versículo del Salmo 31: “Sean fuertes todos los que esperan en el Señor”. Mi deseo más profundo es que nunca pierdan el gran don de la esperanza en el Señor.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *