Esperanza en El Señor —
La bendición de una criatura
en el vientre materno

Archbishop Joseph E. Kurtz

En la vigilia del Domingo de Gaudete, el 3er domingo de Adviento, la Iglesia está llamada a “regocijarse” (¡Gaudete!), la misa de 5:30 p.m. en la Catedral será la ocasión adecuada para la bendición anual “La Bendición de una Criatura en el Vientre Materno”.

En el pasado, los padres y miembros de la familia se han reunido sorprendentemente en buen número para esta bendición, atraídos por su deseo de regocijarse por el próximo nacimiento de su hijo y orar en medio de las emociones que giran y acompañan a cada nacimiento.

Cuando comenzamos esta tradición anual, me pregunté si aparecería alguna persona, pero se ha vuelto bastante popular, y los invito a acercarse a las futuras madres e invitarlas a ellas y a sus familias a la bendición.

El rito oficial “Rito para la Bendición de una Criatura en el Vientre Materno” fue aprobado por el Vaticano hace apenas nueve años en la Solemnidad de la Anunciación del Señor, el 25 de marzo de 2012. Qué apropiado es el día en que nosotros, como Iglesia, celebramos el momento mismo de la concepción de nuestro Salvador Jesús en el vientre de su bendita madre María, y recordamos su generoso y lleno de fe “sí” a su vocación.

La bendición tiene un significado especial para mí. En el 2008, recibí una llamada telefónica del Padre Frank Brett, un sacerdote retirado de la Diócesis de Knoxville, quien afirmó que había buscado en vano una bendición oficial para la criatura en el vientre mientras trabajaba con muchas parejas jóvenes que estaban teniendo su primer hijo. Para mi sorpresa, recorrí el “Libro de las Bendiciones” católico oficial aprobado por el Vaticano y, aunque pude encontrar una bendición para las futuras madres y una bendición para un niño una vez nacido, no había bendición para la criatura en el vientre.

Casualmente estaba en el Comité de Actividades Pro-Vida de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos en ese momento, por lo que planteé la pregunta sobre tal bendición en una reunión. Esta discusión finalmente resultó en el “Rito para la Bendición de una Criatura en el Vientre Materno”, preparado por la Oficina de Culto Divino de la USCCB y aprobado en noviembre por los obispos de los Estados Unidos para su inclusión en el “Libro de Bendiciones” oficial. En 2012, la Santa Sede aprobó el texto en inglés y español para una bendición de una criatura en el vientre materno.

Hay muchas buenas razones para promover la bendición de una criatura en el vientre materno en nuestros días. Primero, nosotros, como cultura, necesitamos regocijarnos por el regalo de una nueva vida, y la bendición es perfecta para hacerlo. Escribí un pequeño panfleto con monseñor Brian Bransfield titulado “El Don del Gozo: Bendición de una Criatura en el Vientre Materno” en 2013 para capturar el significado de la bendición.

Al enfatizar la alegría en los corazones de madres y padres, monseñor Bransfield y yo enfatizamos que, en el mismo acto, Dios crea una criatura y transforma a un hombre y una mujer en una madre y un padre. Esa alegría debe animar a toda la comunidad cristiana y a toda nuestra cultura. (Si desea obtener más información o dar una copia a los futuros padres, vaya a www.orderosv.com).

Una segunda razón importante para promover la bendición se destaca cada octubre durante el Mes Respetemos la Vida. Cada criatura concebida es un testimonio de la gran dignidad de la persona humana. Hace cuarenta años, en la exhortación apostólica “Familiaris Consortio”, San Juan Pablo anunció que “… el futuro del mundo y de la Iglesia pasa a través de la familia” (n.75). La bendición pública de la criatura es un llamado a nuestra cultura para salvaguardar y apreciar el precioso don de la vida humana.

Mientras la Suprema Corte delibera sobre el importante tema de las protecciones constitucionales para la vida, oramos para que la vida humana sea protegida desde el primer momento de la concepción y oramos para que nosotros, como Iglesia, “caminemos con las madres” que necesitan ayuda.

La Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos ha promovido formas concretas de ayudar a las madres y sus hijos, tanto nacidos como no nacidos. Hay buenos programas dirigidos por Caridades Católicas de Louisville, en organizaciones como el Little Way Pregnancy Center, y a través de una variedad de esfuerzos basados en la parroquia. La colección anual “Oportunidades para la Vida” del próximo mes nos da a ustedes y a mí la oportunidad de brindar apoyo financiero para estos excelentes esfuerzos.

La evangelización o el anuncio de la Buena Nueva de Jesucristo a aquellos que anhelan escuchar el mensaje salvador de Jesús es una tercera razón para la bendición. En 2012, tuve el privilegio de ser delegado en el Sínodo del Santo Padre sobre evangelización. En los sínodos, se invita a los delegados a preparar “intervenciones” que sirvan como propuestas de acción a través del proceso sinodal. En mi intervención, destaqué la bendición de una criatura en el vientre materno como un primer paso para que la Iglesia llegue a las futuras madres y padres. Si algunos futuros padres han estado distantes de la Iglesia, esta es una manera de llegar a ellos, alentar y dar la bienvenida por parte de la Iglesia antes de la preparación bautismal.

Ayer, 8 de diciembre, fue la solemnidad de la Inmaculada Concepción, el momento lleno de gracia en el que nuestra Santísima Madre fue concebida en el vientre de su madre, Santa Ana, y preparada para su vocación especial de ser la madre de Jesús, nuestro Salvador. Únanse a mí por intercesión de María, concebida sin pecado, para orar por las criaturas en el vientre de sus madres. ¡Que esta bendición toque todos nuestros corazones!

En Memoria:

Este martes, 14 de diciembre, se conmemorará el 10º aniversario de la muerte del arzobispo Thomas Cajetan Kelly, OP. Por favor, únanse a mí en oraciones por el reposo de su alma y en gratitud por su bendito servicio a Cristo y a Su pueblo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *