Esperanza en El Señor — Enojo por perder el control

Archbishop Joseph E. Kurtz

Con mi mente llena de ideas sobre el eventual término de nuestra respuesta a la pandemia de COVID-19 y el regreso a la Santa Eucaristía, escribí el mes pasado sobre la imagen de una gran procesión en la que invitamos a otros a unirse a nosotros cuando regresemos a la Eucaristía. La procesión Eucarística del Corpus Christi del domingo pasado, en la cual honramos el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo, desde el río Ohio a lo largo de Fifth Street hasta la Catedral fue un gran símbolo del comienzo de esa procesión de regreso a la Santa Eucaristía.

Encontré una nueva perspectiva sobre un gran obstáculo para esta gran procesión. Ese obstáculo es la necesidad predominante de controlar nuestro mundo y el enojo que surge cuando no podemos. Leí un artículo de un amigo, Timothy O’Malley, titulado “Un nuevo modelo para comprender la dinámica de la desafiliación católica”.

Fue publicado en Church Life Journal, la revista de McGrath Institute for Church Life en la Universidad de Notre Dame.

En esta publicación, el Dr. O’Malley se basa en gran medida en una tesis descrita en un libro del sociólogo Hartmut Rosa titulado “The Uncontrollability of the World”. La tesis es que mientras que en el pasado podríamos haber aceptado el plan de Dios en nuestras vidas como un camino a seguir en los tiempos buenos y malos, la persona moderna se ve tentada simplemente a controlar todos los aspectos de la vida y a enojarse cuando ese control no funciona. Los atascos de tráfico, la Internet falla repentinamente o nuestro médico no encuentra una cura lo suficientemente rápido son solo algunos ejemplos. El Dr. O’Malley cita una frase de la tesis de Rosa que vale la pena repetir: “Escuchar y responder constituyen una actitud diferente a planificar, hacer y calcular”.

El artículo del Dr. O’Malley claramente alienta a la Iglesia a continuar eliminando las barreras a la desafiliación, como ser más transparente y participar en la vida del mundo. El autor también señala lo que puede ser el principal desafío que se encuentra en el corazón de las personas que persiguen la tendencia moderna de “planificar, hacer y calcular”. En esencia, debemos ayudarnos mutuamente a evitar reaccionar a lo que no se puede controlar y, en cambio, regresar a los procesos espirituales ancestrales de escuchar y responder.

La revelación de Dios revela un mundo que es bueno, aunque estropeado por el pecado, y nos invita a acoger Su plan como el significado último de nuestra vida. Como personas a las que les gusta arreglar las cosas, permanecemos tan absortos en el presente y en cómo hacer las cosas que corremos el peligro de no hacer nunca las preguntas fundamentales: ¿por qué estoy vivo y adónde voy? ¿Cuál es el significado más profundo de la vida misma? Es en este cuestionamiento que nuestra mente deja lugar a la vida, muerte y resurrección de Jesucristo, quien nos da un camino y la gracia para seguirlo.

Durante los últimos cuatro años, me he involucrado con algunas personas excelentes en un diálogo de fe y ciencia. En nuestras reuniones, nuestras conversaciones parecen cambiar entre dos lados. Por un lado, varios participantes preguntan cómo nuestra fe puede estar mejor informada por los avances científicos. Esta es de hecho una pregunta noble y he ganado mucho de estas conversaciones. En mi opinión, una pregunta aún más importante y de mayor alcance es ¿cómo puede nuestra fe influir en el método científico de controlar el universo, nuestro medio ambiente y nuestras vidas?

Para relacionar esta discusión con la tesis de Rosa, hago esta pregunta: ¿es suficiente “planificar, hacer y calcular” para que vivamos una vida sólida y busquemos la verdad? A medida que aceptamos el progreso auténtico provocado por el descubrimiento científico, ¿no es una tarea principal en nuestros esfuerzos por escuchar y responder? A través del tiempo, es Dios, nuestro Creador, quien llama y envió a su Hijo unigénito para mostrarnos el camino, la verdad y la vida.

Todavía acojo una visión de la gran procesión que regresa en sentido figurado a la Santa Eucaristía. Incluye no solo a aquellos que, por razones de seguridad, confiaron en la transmisión en vivo durante el último año. También incluye a la persona que, a través de la tentación de “planificar, hacer y calcular”, descubre que sus esfuerzos por controlar el mundo hasta el último detalle le provocan frustración y enojo. Es esta persona moderna por quien oramos para que escuche el llamado a responder a la invitación a ver el plan de Dios en lugar de reaccionar siempre ante lo incontrolable. El plan de Dios se encuentra en el servicio agradecido, generoso y supremo a los demás mientras juntos viajamos en nuestra peregrinación a nuestro hogar celestial. ¡Que comience la procesión!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *