Esperanza en El Señor — Dios te llamó por tu nombre

Archbishop Joseph E. Kurtz

Estuve en la Iglesia de Saint Bernadette el 1 de marzo y encontré una iglesia llena de entusiasmo. Me han dicho que 388 adultos y niños se están preparando para ingresar a la Iglesia católica, ya sea mediante el bautismo en la Vigilia Pascual o completando su conversión a la comunión plena con la Iglesia católica.
La escena fue el Rito de Elección anual durante el cual el obispo recibe a los candidatos que ya han expresado su anhelo de convertirse en miembros de la Iglesia católica y que se están preparando en su parroquia local. Ellos son elegidos por Dios.

Cuando tantos se juntan con sus padrinos y catequistas, es una expresión tan clara de la comunidad de la Iglesia, que es el Cuerpo de Cristo. Jesucristo es la cabeza, y nosotros somos los miembros. La temporada de Cuaresma se convierte en un tiempo durante el cual acompañamos a estas personas bendecidas a la Vigilia Pascual.

Cuando ven a tantos en un solo lugar, es tentador contar los números hasta que conoces a una persona en particular y entiendes el gran movimiento en el corazón de las personas. Aproximadamente una semana antes del Rito de Elección, conocí a una madre y su hija en el vestíbulo de una de nuestras iglesias. Expresaron tanto entusiasmo por ser parte de la Iglesia. Quería saber más sobre su historia, pero la multitud esa noche lo hizo imposible. Su imagen vino a mi mente más tarde en mi oración cuando reflexioné acerca de cómo Dios nos llama uno a la vez, y nos llama por nuestro nombre.

La ceremonia del Rito de Elección incluye dos canciones especiales que aún resuenan en mi mente. La primera es “Bendito sea Dios que te llamó por tu nombre, santo y elegido”. Uno solo tiene que leer y reflexionar sobre la Sagrada Escritura para saber que, en prácticamente cada página, hay un profeta o un apóstol llamado por su nombre. Jesús pronunció el nombre de cada uno de los 12 apóstoles cuando los llamó por primera vez para seguirlo. Por lo tanto, tiene en mente el nombre de cada una de las 388 personas que ingresan a la iglesia. Los llama por su nombre. Él los conoce. Los ama. Cada uno es santo y elegido. A menudo hablamos de la dignidad de la persona humana creada a imagen y semejanza de Dios, y sabemos que esta dignidad se eleva por el don del bautismo. Existe el misterio de ser llamado por su nombre y ser elegido y amado.

Cantamos el segundo canto al comienzo de la liturgia. Se titula “Te pertenecemos”. El estribillo es “Te pertenecemos, Señor de nuestro anhelo, te pertenecemos”. La importancia de pertenecer es fundamental en la cultura actual. Durante los últimos cuatro años, he servido como moderador episcopal de un grupo nacional llamado Alianza Nacional Católica para la Discapacidad (National Catholic Partnership on Disability, NCPD). En la visión que motiva a NCPD, existe una preferencia por la palabra que pertenece a la palabra inclusión. Por supuesto, es importante incluir a otros en nuestras vidas, pero esa palabra enfatiza a aquellos que están excluidos. La palabra pertenecer parece ponernos a la misma altura.

Todos deseamos pertenecer. Estos 388 bendecidos y elegidos están en proceso de pertenecer a la Iglesia católica, una iglesia que contiene las marcas de una, santa, católica y apostólica. Por cierto, los miembros tenemos imperfecciones y pecamos, lamentablemente a menudo de manera muy evidente. Sin embargo, esto no disminuye el hecho de que la Iglesia pertenece a Cristo y nosotros pertenecemos a Cristo. Somos elegidos y a través de nuestro bautismo, nos damos cuenta de la dignidad que es nuestra y la dignidad a la que estamos llamados a vivir.

Al final de la temporada de Cuaresma, cuando el Viernes Santo recordamos la muerte salvadora de Jesús en la cruz y el Domingo de Pascua, somos testigos en nuestros corazones de la resurrección que ocurrió hace ya 2000 años, somos conscientes de que a través del bautismo, nosotros también somos alzados.

Amados y bendecidos, elegidos por nuestro nombre, renovamos nuestras promesas bautismales de vivir en la gracia de Jesucristo. Además, lo hacemos juntos en la comunidad que llamamos Iglesia, en la comunidad a la que pertenecemos. Pertenecemos a Cristo y a su Iglesia juntos, y juntos nos convertimos en uno. Por favor oren por estos 388 catecúmenos y candidatos, cada uno llamado por su nombre y elegido.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *