Esperanza en El Señor — Cenizas para la Cuaresma y acción heroica

Archbishop Joseph E. Kurtz

El próximo miércoles 17 de febrero es el Miércoles de Ceniza. Fue solo una semana después de la Cuaresma en 2020 que la pandemia de COVID-19 nos detuvo a todos. ¿Quién hubiera pensado que los efectos de esta pandemia aún estarían con nosotros, un año después?

Ustedes y yo daremos testimonio visible de la realidad de estar a salvo cuando recibamos cenizas de manera singular este año. Respondiendo a la necesidad de minimizar el contacto físico para evitar la propagación de la enfermedad, la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos emitió nuevas directrices, solo para este año, sobre la distribución de cenizas.

Las palabras y la intención seguirán siendo las mismas: “¡Arrepiéntete y cree en el Evangelio!” Sin embargo, la forma de distribución de las cenizas será de manera singular, al menos en los Estados Unidos. En lugar del signo conocido de la cruz en nuestra frente, experimentaremos la antigua tradición de la Iglesia de esparcir cenizas sobre la cabeza del penitente. Por supuesto, al penitente de la Iglesia primitiva se le colocaban cenizas en la cabeza como señal pública de penitencia. Nuestro gesto será en gran parte simbólico. Como cualquier cambio temporal, es un error exagerar el método de recibir las cenizas. En cambio, permita que las cenizas nos hagan humildes y ayuden a nuestra declaración pública de la necesidad de una conversión más profunda a Cristo.

No pude evitar pensar más en las respuestas de los fieles de toda la Arquidiócesis durante este año de pandemia. Conscientes de la necesidad de promover el doble estándar de salud física y espiritual, hemos tratado de seguir un rumbo para mantenernos a salvo mediante el distanciamiento físico al continuar el culto y la formación en Cristo. La distribución de las cenizas es un ejemplo, pero uno solo necesita mirar ofrecer culto en la Sagrada Eucaristía, así como la vida dentro de nuestras parroquias, especialmente dentro de las escuelas católicas, para ver los esfuerzos heroicos en proceso. También hay un gran esfuerzo para fomentar las amistades sociales, que el Papa Francisco pidió en su reciente encíclica, “Fratelli Tutti”, mientras que al mismo tiempo mantenerse físicamente seguros.

Desde el principio, tenía la esperanza de que hablaríamos menos del distanciamiento social y más del distanciamiento físico, ya que somos seres sociales y nunca podemos separarnos del amor de Cristo ni de los unos a los otros en Jesucristo.

El comienzo de la Cuaresma es un buen momento para agradecerles a todos por la manera extraordinaria en la que han buscado continuar viviendo como seres sociales sedientos del crecimiento espiritual, tanto solos como en comunidad, y al mismo tiempo dando pasos con sacrificio, incluso a veces sin querer, para mantener a salvo a quienes les rodean.

Desde el principio, cuando emití directivas y pautas basadas en consultas sólidas con las autoridades de salud pública, a nivel parroquial era el párroco quien estaba mejor preparado para trabajar con su gente para elaborar un plan de culto. Para ayudar a los párrocos con este proceso, establecí un comité de cuatro párrocos para que se unieran a mí para recibir comentarios y obtener respuestas a nuevas preguntas. Estoy especialmente en deuda con el Dr. Brian Reynolds, nuestro Canciller, y Cecelia Price, Directora de Comunicaciones, por sus tremendos esfuerzos para trabajar con los funcionarios de salud y comunicarse ampliamente. Dentro de nuestras escuelas católicas, estoy especialmente agradecido con la Superintendente de Escuelas, Leisa Schulz y los esfuerzos heroicos de los párrocos, directores, maestros, personal y voluntarios para continuar brindando formación en la fe, mientras que al mismo tiempo buscando mitigar la propagación del virus.

Hace dos semanas celebré la Misa anual de la Semana de las Escuelas Católicas. Aunque los representantes estaban presentes, no era la iglesia abarrotada como antes. En cambio, confiamos en la transmisión en vivo para hablar de fe, excelencia y servicio. Lo que es cierto para nuestras escuelas católicas es cierto para los fieles de toda la Arquidiócesis. Gracias por vivir y profundizar su fe durante este tiempo de crisis, por buscar la excelencia en su respuesta a Cristo y por encarnar el servicio desinteresado a los demás.

Que este tiempo de Cuaresma, marcados por las cenizas esparcidas sobre nuestras cabezas este año, marque el comienzo de un tiempo de renovación.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *