Esperanza en El Señor — Agradecido, generoso y alegre este Día de Acción de Gracias

Archbishop Joseph E. Kurtz

Por segundo año consecutivo, extrañaré pasar mi fin de semana de Acción de Gracias con los monjes de Getsemaní. El año pasado mi tratamiento contra el cáncer me mantuvo alejado, y este año el encierro del COVID-19 me impide estar con ellos. En el pasado, para mí ha sido una rutina vital viajar allí después de la Misa de Acción de Gracias del jueves por la mañana en la catedral y quedarme hasta el sábado por la noche. La rutina siempre incluía la oportunidad de estar en diálogo con los monjes el viernes por la noche durante unos 45 minutos.

Me complació que el abad Elías me pidiera recientemente que visitara el monasterio de manera segura para el diálogo anual, asegurándome que usaríamos la capilla principal y honraríamos el distanciamiento físico. Lo hice el domingo por la tarde, el 1 de noviembre, después de la dedicación de la placa de Daniel Rudd en el cementerio de Saint Joseph en Bardstown.

Entre las conversaciones estaba la preparación para el Día de Acción de Gracias y la realidad de que COVID-19 realmente nos llama al distanciamiento físico, pero no al distanciamiento social. Somos seres sociales que perderemos nuestra vitalidad si no mantenemos la conexión con los demás. Irónicamente, los monjes contemplativos de Getsemaní saben exactamente lo que significa ser creativo al mantener simultáneamente la conexión social y la distancia física en medio de su estilo de vida silencioso.

Lo que se pide este año es una gran creatividad mientras buscamos ser agradecidos en este Día de Acción de Gracias. Muchos de nosotros nos apartaremos de las tradiciones establecidas debido a COVID-19, pero lo que no podemos sacrificar es el movimiento de nuestro corazón que se capta cada Día de Acción de Gracias. Es ese movimiento claro, que anima actitudes y letanías de gratitud, que siempre parecen conducir a la generosidad y estallar con alegría. El Día de Acción de Gracias llega justo en el momento adecuado, justo cuando estamos listos para comenzar un nuevo año eclesiástico con la temporada de Adviento, una temporada de esperanza y alegría.

Dos formas en las que tradicionalmente he buscado ejercer actos de gratitud y generosidad han sido dirigiendo tarjetas de Navidad y planificar mi presupuesto de Adviento. Aunque las llamamos tarjetas Navideñas, la acción real para mí de firmar las tarjetas es un ejercicio de Adviento. Muy a menudo, esto es mi único contacto con amigos, familiares y seres queridos durante todo un año, por lo que trato de hacer que ese ejercicio sea reflexivo.

También es un tiempo de generosidad. Mi presupuesto de “fin de año” de Adviento es simplemente determinar la cantidad que puedo regalar y luego entrar en la aventura de identificar grandes necesidades. Hay algo en la gratitud que conduce a la generosidad y que abre nuestro mundo a la alegría. Mientras hay muchos movimientos de gracia en nuestra vida, seguramente este es uno de los más grandes.

Este mes de octubre realizamos una encuesta de las 110 parroquias para determinar los efectos de COVID-19 en el ministerio y los recursos. Me impresionaron mucho las formas creativas en las que continuaron los ministerios a nivel parroquial y arquidiocesano, y me impresionaron igualmente las formas en que las ofrendas voluntarias continúan brindando apoyo a estos ministerios necesarios. Con 81 parroquias informando, casi la mitad de nuestras parroquias están experimentando al menos el 90% del apoyo, y cuatro quintos están experimentando al menos el 75% de las contribuciones normales. Las parroquias también están viendo un buen número de participantes a través de misas en persona, físicamente distanciadas y transmisión en vivo de misas. Mientras anhelamos volver a estar juntos, ya que somos seres sociales, el Cuerpo viviente de Cristo; debo alabar la resistencia de tantos en medio de la crisis.

Cuando damos un regalo a otros, por supuesto, esperamos tener un efecto positivo en la vida de las personas a las que se sirve. Este es uno de los medios atractivos de la Campaña de Servicios Católicos (Catholic Services Appeal) cada año en la que los fieles de toda la Arquidiócesis participan libremente en proveer servicios, a través de Caridades Católicas u otros ministerios, para personas a las que tal vez nunca conozcan.

Sin embargo, también sabemos que el acto de dar enriquece nuestra propia vida y hace que nuestro corazón se amplíe. Olvidé quién dijo esto: en realidad puedes llevarte tu dinero cuando mueras, pero tienes que regalarlo para que otro lo lleve al cielo por ti. Jesús le dijo al joven rico y a cada uno de nosotros que vendiéramos nuestras posesiones y dárselos a los pobres y “… tendrás un tesoro en el cielo”. (Mateo 19:21)

¡Que tengan un gran Día de Acción de Gracias! Independientemente de las adaptaciones que hagan para mantenerse a salvo, recuerden que la distancia física no es lo mismo que la distancia social. Espero que invoquen una letanía de gratitud a Dios, abran su corazón para recordar generosamente a los demás y permitir que el don de la alegría brote en su vida.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *