Esperanza en El Señor — Serra Club y nuestros seminaristas

Archbishop Joseph E. Kurtz

Archbishop Joseph E. Kurtz

La semana pasada fue el claro signo de que mi vacaciones de verano habían terminado. Es un evento anual – el almuerzo patrocinado por Serra Club de Louisville. Normalmente, un signo de que las vacaciones de verano han terminado es algo a ser evitado a toda costa. Pero este almuerzo es uno que espero cada año. Aquí explico el por qué.

Este es un almuerzo informal, y nadie parece querer perderse de estar allí. Los del Serra Club toman el liderazgo en traer la deliciosa y variada comida, este año con ayuda del Priests’ Parents Club, que también merece nuestro especial agradecimiento. Los que asisten al almuerzo incluye a todos aquellos que tienden la mano en ayudar a nuestros seminaristas localmente – personal arquidiocesano, sacerdotes que trabajan con los seminaristas en asignaciones de verano, personal de nuestra fina Oficina de Vocaciones del padre Michael Wimsatt, padre Shayne Duvall, Hna. Sarah Yungwrith, OSB, Kelly McLemore y los miembros del Serra Club.

Permítanme decir unas palabras acerca de esta organización. Fundada en 1934, Serra International tiene como su misión promover y afirmar las vocaciones al sacerdocio ordenado y a la vida religiosa consagrada en los Estados Unidos y, a través de este ministerio, la fe católica de los miembros. Así que por más de 80 años estos finos hombres y mujeres laicas se reúnen mensualmente para profundizar en sus vidas espirituales y difundir una cultura de vocaciones por toda nuestra Iglesia.

Yo era capellán en los 70s para Serra – el padre Joe Voor a la edad de 91años es nuestro capellán arquidiocesano para el área local – y no puedo decir suficiente acerca de las bendiciones del Serra Club. Tomando su lema de las palabras de San Junípero Serra, por quienes son nombrados, los miembros van“¡siempre adelante, nunca atrás!”

Este pasado mes de junio el papa Francisco dio la bienvenida a Roma a los miembros del Serra para su convención internacional número 75, dijo esto acerca de su objetivo de amistad con los sacerdotes: “El Serra Club ayuda a promover este hermosa vocación de ser laicos que son amigos de los sacerdotes. Amigos que saben cómo acompañarlos y sostenerlos en la fe, en la fidelidad de la oración y el compromiso apostólico. Amigos que comparten la maravilla de la vocación, la valentía de una decisión definitiva, la alegría y la fatiga del ministerio. Amigos que pueden ofrecer apoyo a los sacerdotes y consideran sus esfuerzos generosos y las fallas humanas con entendimiento y tierno amor. De esta manera, ustedes son para los sacerdotes como el hogar de Betania, donde Jesús confió su cansancio a Martha y a María, y, gracias a su cuidado, pudo encontrar descanso y reanimarse.

El cultivo de amistades con aquellos en formación para el sacerdocio arquidiocesano llenaron el almuerzo al tiempo que los seminaristas se preparan para regresar a sus estudios o en algunos casos comenzar su vida como seminaristas.

Ahora tenemos a 19 seminaristas preparándose para el sacerdocio para la Arquidiócesis, y cinco de ellos son diáconos preparándose para el sacerdocio ordenado esta primavera. El realce del almuerzo vino casi al final. El padre Michael Wimsatt invitó a los seminaristas a dar un breve testimonio e introducción de quienes son, lo que hicieron este verano y a que seminario regresan. Esta es mi parte favorita. No solo es la gracia de Jesucristo vivo en sus palabras como individuos, pero juntos ellos forman un espíritu de deseo espiritual y de servicio que servirá bien a nuestra Iglesia local en el futuro.

Mas tarde ese día, me reuní con los seminaristas para la Misa y una cena. Ellos estaban reunidos para un retiro de tres días en Mount Saint Francis, la casa de retiro franciscana cruzando el Ohio en Indiana. Aunque se vayan a diferentes seminarios, hay un espíritu de amistad que es tangible. En mi homilía, les dije qué orgulloso estaba cuando los escuché dar testimonio, cómo necesitamos santos sacerdotes y generosos, y qué agradecida es la Iglesia por su generoso “sí” al llamado de Jesús. En estos tiempos, es muy tentador para los jóvenes adultos de seguir un plan de vida que es muy egocéntrico; estos 19 hombres están buscando seguir un llamado, siempre antiguo y siempre nuevo, de Jesús para servir como sacerdotes – una vida a ser dada a Cristo por el bien de Su pueblo. ¡Cuán bendecidos somos!

Por cierto, si ustedes están interesados en escuchar más del Serra Club, pónganse en contacto con el presidente, Bob Hublar en rjhublar@bell
south.net. Ustedes se unirán a los actuales miembros en encontrar una misión de reunirse para crecer en santidad y promover la cultura de vocaciones dentro de la Arquidiócesis de Louisville.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMPORTANT! To be able to proceed, you need to solve the following simple math (so we know that you are a human) :-)

What is 8 + 6 ?
Please leave these two fields as-is: