Esperanza en El Señor — El tapiz de 110 parroquias iglesias

Archbishop Joseph E. Kurtz

Archbishop Joseph E. Kurtz

“El propósito del arte no es nada menos que la elevación del espíritu humano” Pienso en esta cita de San Juan Pablo II a menudo cuando tengo el privilegio de visitar iglesias dentro de la Arquidiócesis. Traté de encontrar el origen de esta cita, pero no pude localizarlo.

Encuentro estas palabras especialmente apropiadas para una casa de oración. Fue Santa Teresa de Ávila quien habló de la oración como “un impulso del corazón”. Entrar en una hermosa iglesia tiene el efecto en nuestros corazones y almas – impulsándonos a orar.

Durante un fin de semana reciente tuve el privilegio de celebrar la Misa en tres diferentes parroquias iglesias. Qué privilegio es para mí visitar a los sacerdotes y a los feligreses y descubrir la riqueza de la vida parroquial y de las parroquias iglesias. Las tres iglesias fueron Saint Bartholomew, Saint Boniface y Saint Martha, todas en el condado de Jefferson. (Fácilmente podría haber escrito de la misma inspiración en visitar la Tierra Santa Católica de Kentucky). 

Fue un sábado por la tarde, y la puesta brillante del sol llenó la Iglesia de Saint Bartholomew para una celebración especial a las 6 p.m. La Misa fue en español, así que muchos feligreses de la comunidad latina se reunieron. Devoción a la Santísima Madre es muy rica en la comunidad latina, y para esta Misa especial, honramos a Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, el orgullo de la comunidad cubana. Recordando el milagroso descubrimiento de una estatua al tiempo de una tormenta cercana al sito del Cobre, esta estatua nos recuerda la protección de la Santísima Madre y es una fuente de gran devoción. El hermoso vitral del vestíbulo  o espacio de encuentro llenó la iglesia con luz suave y colorida. Viendo esto, experimenté la calidez de nuestra fe que la arquitectura promueve. Fue el padre Terry Bradshaw (quien ahora es pastor de la Basílica de Saint Joseph Proto-Cathedral) quien diseñó e instaló los vitrales cuando él era pastor en Saint Bartholomew.

Después, el domingo por la mañana, fui privilegiado en visitar la magnífica iglesia de Saint Boniface. Sustituí al padre Jeff Shooner que está recuperándose de cirugía, y fue una delicia entrar por la nave alta, vivir la gran presencia de la escena de la Crucifixión de Jesús notable en el santuario y las 14 estaciones del Vía Crucis rodeando a los feligreses junto con las paredes de la nave. La música era edificante, y los feligreses reunidos en el vestíbulo de la Iglesia para una fotografía soleada alrededor de la pila bautismal que recibe a todos quienes entran. Recuerdo que el padre Tim Hogan, antes de su retiro, supervisó la restauración de esta joya en el centro de la ciudad de Louisville. Los pináculos en la calle Liberty se destacan casi de cada punto del centro de Louisville, nos invitan a entrar y a ser enriquecidos en la fe.

Mi tercera parada fue en la Iglesia de Saint Martha. Ya que los feligreses de Saint Martha confirman a sus adolescentes en la Catedral, ya había pasado un tiempo desde que visité esta iglesia. Felicitaciones al padre Mark Hamilton y a sus feligreses por la fina manera en que la Iglesia ha sido renovada – para inspirar y, como Santa Teresa de Ávila dijo alguna vez de la oración que es un “impulso del corazón” Después de la renovación, el santuario y la nave han tomado una unidad orgánica que es muy atractiva. Bendije el nuevo órgano y las hermosas estaciones del Vía Crucis y encontré el ferviente entusiasmo de los feligreses edificante también.

Así como las partes más esenciales de nuestros hogares son las personas que residen dentro, así también, es la presencia de Dios que es central en la iglesia, no los exteriores. Cada iglesia es una casa de Dios – un espacio sagrado en donde venimos juntos a encontrarnos con Dios. Qué regalo tenemos cada domingo e incluso para algunos, cada día, al entrar dentro de los sagrados misterios de la Santa Eucaristía – al venir y permitir que la Palabra de Dios toque nuestros corazones y ser alimentados por el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo que murió por nuestra salvación.

Sin embargo, la belleza de la iglesia inspira cuando entramos, y no podemos sobreestimar la capacidad por la belleza que nos guía a Dios. El arte y la arquitectura de nuestras iglesias son detalles esenciales. Como San Juan Pablo II dijo, “El propósito del arte no es nada menos que la elevación del espíritu humano”. Otro gran autor, Fyodor Dostoyevsky en “The Idiot” proporciona una visión decisiva: “La belleza salvará al mundo”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

IMPORTANT! To be able to proceed, you need to solve the following simple math (so we know that you are a human) :-)

What is 14 + 11 ?
Please leave these two fields as-is: